Destino Triste

Destino triste lleno de angustia era mi vida,
Por donde iba pues duramente mi alma sufría,
///Hasta que un día mi Jesucristo llegó a mi ser///.

II
Yo estoy contento desde que Cristo llegó a mi vida,
Pues he sentido en mi corazón su bendición,
///Ya no amo al mundo porque mi ser pertenece a Dios///.

III
En este mundo lleno de angustias y sin sabores,
Donde el pecado quiere quitar de mi corazón,
La paz inmensa que el mundo entero no puede dar,
//Tan solo en Cristo pude encontrar la felicidad//.

IV
Yo quiero siempre que con su espíritu me fortalezca,
Para llegar con gozo eterno a su mansión,
///Y al ver su rostro santo y sublime le alabaré///.

Ya No Amo Al Mundo, un pasillo similar a este, échale un vistazo.

Comparte con tus Amigos

Deja un comentario